dijous, 17 de març de 2011

ELS CONTES DE CAN COMTE (2)

Éramos nueve hermanos; Ana, Juan, José Mª, Carmen, María, Francisco, Rafael, Dolores, Pedro.

Mi padre trabajaba en el campo, a jornal (si lo cogían en la plaza, trabajaba y cobraba, sino, pues para casa), mi madre nos criaba.

Nosotros íbamos a la escuela, yo era muy pequeña y muy peleona, podía con todos los niños. Imagínate tenía por delante a siete hermanos; sabía defenderme!!, Yo tiraba de los pelos, pero mi hermana María era famosa en el pueblo. Todos los niños le temían…como presumía! ”que vendrá mi hermana María-les decía-“ me dejaban tranquila.

Me acuerdo de mil travesuras y correrías, allí se quedaron, entre las calles de aquel pueblo, en las plazas de Montefrio, parece que veo a Dña. Brígida, la maestra. Nadie nos obligaba a ir a escuela. Íbamos si queríamos y yo no quise nunca. Salí sin saber poner mi nombre, me enseñó mi hermano cuando ya estábamos en Barcelona. 

Se había acabado la guerra y pasábamos mucha hambre; días de pan, sopas de pan y algún pellizco de pan cogido prestado de la alacena.

Con 10 años, me puse a servir. Mataba a los pavos a pedradas  Yluego la señora los tiraba, claro. Se los encontraba muertos en el corral y no se atrevía a comérselos.  Luego yo los recogía del cubo y para mi casa. Cuantos  pavos, gallinas, patos y conejos comíamos¡¡¡

Ahora ya no quiero trabajar para comer, ahora me moriría de hambre. Soy holgazana y perezosa pero… tu me entiendes?… estoy cansada… ya trabaje lo mio.

Que corrales más limpios tenía, que de trabajo he hecho y sólo era una niña, pero para casa me llevaba  lorzas de chorizo, de lomo, de morcillas, aceite, jabón. Sólo tenía 11 años pero miraba por los míos. Habíamos pasado mucha hambre, mucha…y ahora que puedo hincharme  a comer me dicen que tengo azúcar y no me dejan… Sabes que te digo? Que lo hago igual ¡eh!. 

D.G.

Quadre de Morgan Weistling. Pintor. USA



Nota: Els escrits son les experiències dels nostres residents. Si bé s’ha intentat fer les correccions ortogràfiques oportunes, no hi ha hagut correcció d’estil de l’escrit per tal de mantenir-ne la vivesa

web de Morgan Weistling